viernes, 13 de mayo de 2016

Sensaciones



                                             

 MALDITO MUNDO







Veo en un periódico la noticia de un niño de África que entierra a su hermano moribundo. Porque no leo nada, solo observo la imagen. Él, con la fuerza de sus huesos que afloran en su cuerpo ha excavado el hoyo y lo ha dejado allí desnudo, lo observa desde arriba esperando a que muera. Arranco la página donde viene la imagen y hago un barco de papel que sumerjo en la bañera cuando me baño con la fotografía hasta que el papel de deshace completamente y algunas lágrimas emborrachadas por un estado de sensiblería, se van junto con los papeles por el desagüe.

*

Hartos de escuchar tanta barbarie sobre violencia de género y leo en un artículo que inventan una aplicación para un móvil y así poder espiar a tu pareja por si es infiel; un colchón inteligente donde se puede detectar infidelidades a través de un "app" para móviles.
¡¡Estamos hartos de escuchar que esta acción es maltrato!!. ¿Qué permitimos que hagan con nosotros? y ¿hasta dónde?.

*

Mi hermana me apuñaló por la espalda durante tres años, ahora viene a pedirme perdón y le digo que todavía tengo el puñal en el corazón, se ha clavado en mi yunque de hierro que palpita cada segundo y se ha formado una coraza. Hemos intentado sacarlo entre las dos, ella con su fuerza y yo con mi perdón. Ha salido parte de él, solo que la empuñadura es lo que se ha transformado en yunque y ya, nada es como antes.

*

Algunos expertos en amor predican de hacer el bien y construir un mundo mejor. Lo único que se me antoja es que estos expertos son las personas más poderosas del mundo y que para que cada uno de nosotros derramemos nuestra gotita de amor, ellos deben dejar el trono donde predican tanta palabra y tantos paseos por el mundo con un acto de voluntad cómodo y desde una triste misericordia.


*                                                                                                                                


Entro en un centro de salud mental para visitar a un familiar de una amiga, observo a la mayoría de los pacientes. No sé porqué motivo acabaron allí, pero ellos no son  como nosotros, son como niños.


                                                            ¡Somos Los putos amos y los Mejores mentirosos!.

Vuelvo a sentir que entre la palabra, la actitud y lo inefable nace el infierno del ser humano y un dios equivocado. El desconcierto, el amor tan interesado por el que somos capaces de hablar y tenemos la poca vergüenza de llamarlo así: Amor.





Con cariño, Lou.

5 comentarios:

Dyhego dijo...

Motivos para reflexionar, Lourdes.

bicefalepena dijo...

No sé muy bien lo que te iba a decir porque al empezar a escuchar este profundo adagio, me ha salido un anuncio que me invitaba a aprender a afinar pianos a distancia, la misma distancia que ponemos entre nosotros y cualquier tipo de compromiso que haga que nos impliquemos con este mudo mundo hasta el final.

Y los pianos suenan desafinados y el mundo... MUDO en la lejanía.

Preciosa música y dura reflexión.

Saludos

Jesús Benítez dijo...

Apreciada Lou:
Los frentes que abordas en “Maldito mundo” tienen, en mi opinión, la misma y poderosa carga emotiva que un espejo, fiel reflejo de lo que somos: bárbaros, violentos, destructivos… Inhumanos en el fondo y en las formas.

Hay mucha habilidad descriptiva en cada ejemplo que citas, por muy terrible que resulte leer lo que mencionas. Logras emocionar y, lo que es más importante, provocas la autocrítica. Desde el desgarrador caso del niño enterrado moribundo en África, pasando por el surrealista uso de aplicaciones para “controlar” la infidelidad, hasta la demagogia que nos caracteriza con todo lo relativo al “AMOR” que, ya sabes, escrito al revés, significa el nombre de una ciudad de históricos contrastes…

Me he identificado de forma especial con tu valiente ejercicio de sinceridad en el caso de las “puñaladas” o “fuego amigo”. Impecable. Cuánta razón tienes y brillante la metáfora del yunque…

Admiro esta entrega de “Maldito mundo” en tu Blog de estética renovada y mensajes sublimes como el del barquito de papel en tu bañera, para remover conciencias. Humildemente, me has recordado un poema que escribí no hace mucho tiempo:

FURIA DE MAR


Sal líquida, arena batida entre conchas,
restos de tragedias, botellas sin mensajes,
castillos en el aire cubiertos de salitre,
excrementos de gaviotas, huellas sin dueño.


Brisas con duendes, vientos bucaneros de Levante,
cólera de olas maltratadas, barcas de Aqueronte,
soles de plutonio anaranjados en el horizonte,
lunas con lágrimas de bajamar.


No todos los mares buscan marineros,
ni quieren faros, ni balizas, ni guías,
se niegan a estar en calma, repudian las sombrillas,
quieren romper espigones, descargar su odio natural, vengarse...

© Jesús Benítez

J. R. Infante dijo...

Sublime entrada, Lou. De las que dan que pensar porque en todo lo que expresas te has volcado, se nota. Cada uno de esos apartados merecen una parada y una buena reflexión de quienes los leemos. Dificil es no identificarse contigo.- Un abrazo

L.N.J. dijo...

Gracias Diego, Bice, Jesús y José.

No sé qué deciros, os dedico esa preciosa canción:


https://youtu.be/bI9S1vsRK1M

Muchas gracias.