viernes, 25 de marzo de 2016

Sensaciones



                           





Comentaba hace dos noches entre amigos que nunca participaría en poner flores, velas y notas como se hace habitualmente después de los atentados que vienen sucediendo.
Hoy, Arturo Pérez Reverte vuelve a repetir lo que habitualmente nos tiene acostumbrados, y no sé porqué motivo muchas personas se escandalizan de sus palabras.  Cada uno puede expresar el dolor a su manera "y evitar la escena mediática del dolor a su manera" (que es a los que los medios de comunicación nos tienen acostumbrados), a meternos tanta procesión entre tanta sangre y dando vida a estos asesinos. 

Casuales, ignorantes, irresponsables, desinformados e inocentes.

Casuales: evidentemete siempre. El ser humano no es adivino, lo fortuito e impredecible forma parte de cada segundo. 

Ignorantes: Sí. Desconocemos todo lo que hay detrás de un atentado de esta magnitud. De lo contrario, se hubiera podido evitar. Tiene El Poder ciertos recovecos a los que solo algunos tienen acceso y no hacen nada por remediar los miserables que son.

Irresponsables: Ir de viajes a Bruselas no conlleva ninguna irresponsabilidad. Las víctimas son responsables de sus vidas, pero la casualidad como bien ha nombrado; repito, forma parte de la vida.

Desinformados: Salimos a la calle con tanta información que no nos extraña un suceso de  esta magnitud. Estamos más que informados pero a veces no nos queremos creer que seamos tarotistas profesionales. No de esos que cobran por hacerles preguntas de si medias naranjas aparecerán en sus nuestras vidas o si conseguirán un trabajo en 48h. De verdad, somos profesionales. Ya sabemos que estamos invadidos por yihadistas, que son una lacra por toda Europa, como ratas infectadas que vienen a matarnos. A comernos porque tienen hambre de muerte humana. 

Pero he tenido que buscar la palabra inocente en el diccionario, Expongo uno de los términos:

"La inocencia es un término que describe la culpabilidad de un individuo con respecto a un crimen. Puede también ser utilizada para indicar una carencia general de culpabilidad con respecto a cualquier clase de crimen, de pecado o fechoría".

La inocencia tanto como la ingenuidad a veces van cogidas de la mano con tanta calidez, que aunque parezca mentira todavía queda gente inocente. Nadie es tan sabío como para llegar a prescindir de ella.
Afortunadamente, todavía hay gente buena en el mundo e inocentes que no solo sean niños y perros. Solo que el dolor humano a veces genera una impotencia tan fuerte que nos vuelve incrédulos ante uno mismo y ante los demás.


Un señor que ha visto tanta miseria como APR, ha vivido en guerras y viene de vuelta de tanta cloaca humana tiene que escupir lo que sea y por cualquier sitio. Después de todo y tanto vivido, puede que hasta a este señor le quede algo de inocencia y ni lo sepa.

Decía Séneca que "Cuando más buena es el alma de un hombre, menos sospecha de la maldad de otros".
Por este motivo y por otros más, viajamos por la vida.

Voy aprendiendo que la sensación y la curiosidad de querer llegar a saber la verdad de tanta miseria es la misma con la que juegan otros a matar por otra verdad: Ninguna, No existe. Todo, es una trampa.


Con cariño, Lou.

9 comentarios:

tecla dijo...

Es lo mismo que pienso yo, que la Verdad no existe y que todo es subjetivo.
Por eso no se debe de matar a nadie por ninguna verdad.



Me alegro mucho de tener la ocasión de comentarte.

Mark de Zabaleta dijo...

Toda una reflexión...

Un cordial saludo.

L. N.J. dijo...

Hola tecla, es un placer volver a sentirte.
Al final, tanta palabrería que parece nos duele tanto, y los muertos sin poder resucitar un segundo para escupir sobre los asesinos. En fin...

*

Mark, no voy a deducir mejor reflexión que la que puedas hacer tú sobre estos temas, de eso nunca me cabe duda. Ni a ti que te entre.



Gracias.

J. R. Infante dijo...

Hola Lou
A mi la sensación que me da es que esto no tiene arreglo. La Historia nos dice que andamos de guerra en guerra desde el principio de los tiempos. El Hombre no se conforma con nada, nunca lo ha hecho y por lo general lo consigue a base de machacar a otros. Así que pintan bastos, querida Lou. Me gustaría pensar otra cosa, pero la realidad me lo hace imposible. Y a pesar de todo seguiremos caminando.- Un abrazo.

L. N.J. dijo...

José, nadie ha vivido todavía sin contar una guerra y algunos sin vivirla. Opinar es tan fácil que hasta un niño y un perro pueden hacerlo con sus gestos, porque hasta ellos pierden la inocencia cuando viven guerras, es así de triste. Pero vuelven a ser inocentes, vuelven a creer y a empezar de nuevo.

Un beso para tu corazón.

Gracias

Anónimo dijo...

He visto a perros matar a gente y a niños que perdieron su inocencia. este periodista se equivoca al decir que no hay víctimas inocentes, ya lo explicas muy bien. eres detallista al máximo.

L. N.J. dijo...

Anónimo, entre los yihadistas y los políticos los ciudadanos estamos desprotegidos. Los políticos No nos apoyan, pero verás como todo el que va a la cárcel tienes más ayuda que las propias víctimas. Inocentes o no eso a él como corresponsal de guerra le debe dar igual, lo único que ha debido cambiar inocente por víctimas desprotegidas.

Saludos.

Dyhego dijo...

Me han gustado mucho tus palabras, Lourdes.
Salu2 entristeci2 por tanta barbarie.

L. N.J. dijo...

¡Ay Diego!, me lees con mucha ternura.

My dear friend.