lunes, 9 de febrero de 2015

Sensaciones


                     
                                                    ¡Silencio!

                                
                                que viene el ruido con tanta fuerza
                                que debe pasar de largo, inadvertido.
                                ¡Dejad pasar el ruido!
                                que vuelque su estrepitosa ira
                                en el recoveco de su alma.
                                Y allí, descanse en paz, para siempre.



Con cariño, Lou. 

4 comentarios:

J. R. Infante dijo...

Cuando lo encontramos es cuando nos damos cuenta de su ausencia.
Vivimos rodeados de tanto ruido, que a veces, se nos olvida que existe el silencio.
Un abrazo, Lou.

Dyhego dijo...

El ruido alegre potencia la felicidad. ¡Lástima que haya más ruido tóxico que alegre!
Salu2 alegres, Lourdes.

L. N.J. dijo...

"Mucho ruido y pocas nueces"

Gracias José y Diego por compartir.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

huidero de latidos en armonia eterna,saludos Lou,