viernes, 28 de noviembre de 2014

Poema LNJ

                                                     
                                                                     
                                                                        El Último Solo      
                                                                   
                                                                 
                                            A un paso de abrazar tu felicidad,
                                                                          acontecen miles de pasos
                                                                                                    tus locuras.

                                                    Has elegido un puñado de recuerdos
                                                         para ordenarlos en tu memoria ,
                                           pero palpitan en tu corazón y te están volviendo loco.
                                         Los escuchas como un niño asustado mira la oscuridad
                                                            y lloras, no dejas de llorar.
                                          Tus lágrimas te están ahogando, pequeño-gran hombre,
                                                           versátil y loco. ¡Embriagado y dichoso loco!.
                                           Enciendes un cigarrillo y el humo seca tus lágrimas,
                                              ahora ardes por dentro; con tus recuerdos
                                                  que adormecen por fin, en tu silencio,
                                                                                          con mi silencio.
                                                   

                                                                                                                                Lou. 

                                  
*                                                                                                                                         




 "Cuando el hombre duerme 
su alma habla con el ángel,
el ángel, el querubín,
cuan hermoso para quien lo comprende,
cuan absurdo para quien lo ignora".

                                      Maimónides. 

Con cariño.                                                                                            

4 comentarios:

josé ángel dijo...

los recuerdos son lo que nos conforman tal y como ahora somos, bello poema.

Un abrazo

Dyhego dijo...

Que ese puñado de recuerdos, sean los mejores. Para revivirlos y que nos impulsen hacia el futuro.
Salu2, Lourdes.

Andrei Rublev dijo...

Todo silencio...

L. N.J. dijo...

José Ángel, lo intenté.

Gracias

*

Así es Diego, a ver el remolino ese de la memoria como va quedando.

*

Andrei, silencio pues...

.