lunes, 13 de octubre de 2014

Sensaciones



                                                Un poco de Ti, de Mi, de Ti, de Mi  


     
                                                                     
 La vida es una transacción no comercial, una transacción a secas donde uno da y recibe. La intimidad está muy relacionada con aquello que doy y aquello que recibo. Y esto es algo que a veces cuesta aprender.
Hay gente que va por el mundo creyendo que tiene que dar todo el tiempo sin permitir que le den nada, creyendo que con su sacrificio están contribuyendo a sostener el vínculo. Si supieran lo odioso que es estar al lado de alguien que da todo el tiempo y no quiere recibir, se llevarían una sorpresa.
Creen que son buenos porque están todo el tiempo dando, -sin pedir nada a cambio-. Es muy fastidioso estar al lado de alguien que no puede recibir.
Una cosa es no pedir cosas a cambio de lo que doy y otra muy distinta es negarme a recibir algo que me dan o rechazarlo porque yo decidí que no me lo merezco. Muy en el fondo es "lo que das no sirve", "tu opinión no importa", "lo tuyo no vale"...
Hay que saber el daño que le hacemos al otro por negarnos a recibir lo que el otro, desde el corazón, tiene para darnos.
La transacción que es la vida permite la entrega mutua que es, por supuesto, un pasaporte a la intimidad.

                                                                     
                                             
                                               Texto copiado, menos el título que me lo acabo de inventar.



                                                                           

                                                                                                                                                      

Con cariño, Lou.

9 comentarios:

Dyhego dijo...

Interesantísimas reflexiones,Lourdes.
Pero creo que, a veces, no hay soberbia en el hecho no aceptar lo otros dan. Puede haber otros motivos: humildad, falta de estima, falta de empatía, se me ocurren muchas razones.
Intereante, sin duda.
Salu2, Lourdes.

Andrei Rublev dijo...

Ya que es "copiado", exige consignar autor y obra. Qué menos...

L. N.J. dijo...

Diego, no es lo igual ser uno mismo que un super-yo.

Gracias

*

Hola Andrei, pues precisamente este autor fue denunciado de plagio. No he llegado a leer este libro entero, sino ojearlo.

Pero si insistes...

Andrei Rublev dijo...

Jorge Bucay!!??

L. N.J. dijo...

Sí señor, el mismo:)

bicefalepena dijo...

Interesante reflexión y confesión.
Abrazos libres. (Se pueden copiar, regalar y recibir)

L. N.J. dijo...

Gracias bice, somos casi como máquinas:), ya mismo nuestro corazón se convierte en un mando a distancia.

J. R. Infante dijo...

Somos como una página en blanco, y hay que estar en disposición de irla rellenando. De todo se aprende, venga de donde venga.
Me parece correcto citar el texto ajeno.
Besos

L. N.J. dijo...

José, un beso para tu corazón.