viernes, 1 de agosto de 2014

Relato.



                                                          REFRANERO HECHIZADO



Se cansó el herrero de tener cuchillo de palo, caballero de hostiles refraneros, quiso un nuevo cuchillo dorado. El de palo lo llevó al monte para allí enterrarlo y olvidarlo, donde el viejo herrero no volvió jamás.
Echando de menos las bocas que predican su refrán, se volvió loco para siempre porque ya era normal en sus cuentos y aficiones de labores donde dicen la gente: "En casa de herrero, cuchillo de palo".
Llamó un señor a su puerta para pedirle prestado su herramienta de madera, pero el visitante al ver el rostro horrorizado del hombre con su arma nueva para segar espárragos, setas y flores del campo, quedó sorprendido de tal hechizo. El visitante corrió al monte para salvar el refrán. Una vez llegado al lugar, el palo estaba deformado, ya no era un cuchillo, sino madera muerta en sus manos.



Con cariño, Lou.

4 comentarios:

bicefalepena dijo...

Ya se sabe, al que nació para martillo, del cielo le caen los clavos, o los calvos, vaya usted a saber ahora lo que llueve.
Saludos refraneros.

L. N.J. dijo...

Pujoles con caracoles, eso es lo que llueve.

Bice ¿estás con pena o con alegría?.

Gracias

Álex Ruiz dijo...

Gracias por el saludo, Lou. Que pases un buen verano tu también :)

L. N.J. dijo...

A ti Álex, gracias.