viernes, 4 de julio de 2014

Muy dentro de ti.


                                                                         


  

Tenía la curiosidad de saber por qué cada vez que escucho este adagio de Bach en la música de Glenn Gould suena de fondo una vocecilla inquietante:


http://elpais.com/diario/2007/04/04/cultura/1175637601_850215.html




 

Con cariño, Lou.

8 comentarios:

Dyhego dijo...

Sin duda sientes especialmente esa música porque la tienes asociada a algún acontecimiento importante en tu vida. A veces se crean nexos entre recuerdos y músicas difíciles de explicar y de separar.
Salu2 musicales, Lourdes.

L. N.J. dijo...

Diego, escribí la entrada de otra manera y la borré. No quise decir nada de mi, pero hablaba de la radio. De mi descubrimiento cuando era pequeña de ese aparato que mi madre ponía todas las mañanas en la cocina para escuchar por ejemplo "La saga de los porretas".
Después me hice dueña de la radio y descubrí emisoras de música como Radio Serie 80 Serie Oro entre otros programas que esperaba después del almuerzo dedicado a cantautores, por ejemplo.
Recuerdo que por las noches me llevaba la radio a mi habitación y en una de ellas escuché por primera vez "Para Elisa" de Bethoven, corriendo me levanté a por un papel y apunté la música y su compositor. Ya ves, no tenía ni idea.
Aquella radio se estropeó y estuve dos semanas llorando porque no podía pasar sin escucharla, mis padres no podían permitirse ese lujo, porque para ellos era un lujo y una trampa. Fui con mi madre(desesperada de mi berrinche por tener otra) a la tienda de Melado en Constantina y la radio se pagó poco a poco y con ella parte de mi felicidad.
Solía sentarme en la cocina y buscaba emisoras para apuntar canciones en folios. Las anotaba hasta en inglés sin tener ni idea de este idioma, pero me defendía escribiendo la pronunciación y así llegué a tener folios enteros de mis canciones favoritas.
¿Sabes?, era aún pequeña y algunos programas me asombraban, recuerdo aquel en el que hablaban de tríos de parejas que debía escuchar a escondidas de mi madre. Un señor llamó al programa diciendo que hizo un trío con una pareja heterosexual, amigos suyos y que al final acabó enamorándose de aquella mujer hasta que la conquistó.

Bueno, así podría contarte sin parar, pero para mí la radio tuvo esa importancia de la que ahora todavía aún con estos medios, no le he dado la espalda, ni espero que pueda llegar a ello.

Me encanta escucharla y para mi, ese aparatito con el que me crié y mis pocos libros fueron muy importantes en mi infancia y parte de mi adolescencia. Estos dos obsequios llegaron a mis manos sin buscarlos, allí estaban esperándome para buscar momentos en los que ser muy feliz.
Sólo tuve una muñeca: La Nancy y su moisés. Tampoco eché de menos otros juguetes, si no estaba en casa con estas dos pequeñas aficiones o ayudando un poco a mi madre, me iba a la calle a jugar.

No quiero extenderme más, creo haber leído en alguna ocasión que te gusta Enya, así que te dejo este enlace:

http://youtu.be/54XztbNJ87g

No sólo me gusta la música clásica. Un fandango, el flamenco, rock, Lhasa de Sela... y un largo recorrido de variantes en la música en la que no dejo de sentir que lo bueno es eterno. Además de buenos programas en la madrugada de la radio.

Muchas gracias Diego, un beso.

Dyhego dijo...

Gracias,Lourdes:

Escucho poca radio, la verdad. Al ir y volver del trabajo.
Hubo un tiempo en que sí la escuchaba por las noches: programas de miedo, hablar por hablar, entrevistas. Pero hace ya años que sólo la escucho en el coche.
Y en música soy nulo: me gusta un poco de todo y quizás demasiado comercial. A veces puedo escuchar la misma canción muchas veces seguidas.

Gracias por el enlace, Enya me gusta y la tengo asociada a un viaje a Galicia que hicimos hace milenios.

Salu2 radiofónicos.

L. N.J. dijo...

Bueno, tampoco soy aficionada. Ya me gustaría saber más de música y de otras cosas, pero soy muy despistada y olvidadiza.

Rien de rien :)

Gracias a ti Diego.

Andrei Rublev dijo...

¡Qué grande Glenn Gould! ¡Qué alma la suya! Existe un documental excelente sobre su vida y obra. Era un autista... genial. Cantaba sobre su propia interpretación (como si fuera un pianista de jazz), le encantaba la mecánica bachiana por encima de otros autores más "orgánicos", incluso gesticulaba...

Hay en Youtube un fragmento excelente en blanco y negro.

L. N.J. dijo...

Hola Anrei, así es, lo he visto en youtube varias veces y es sensacional.
Ha sido criticado porque dicen que él se creía el propio Bach o mejor que él cuando tocaba su música o la de otros compositores.

Veré ese documental, gracias.

J. R. Infante dijo...

Hola Lou
Me alegra ver que sigues ahí.
El asunto que planteas es tan universal como tan particular es la forma de vivirla por cada uno de nosotros. Lo normal es evolucionar: se empieza escuchando canciones infantiles y se termina amando la música clásica.
Para mí es como el comer, escucho música a diario. Oscilo del yazz a la música clásica, sin despreciar a los cantautores y sobre todo al flamenco.
Buen verano.
Besos

L. N.J. dijo...

Hola José, no sé si lo que dices es evolucionar. Quizás cada persona lo haga a su manera, es verdad que hay gusto para todos.
Personas de mi entorno me dicen que la música clásica es triste, agobiante, deprimente...
Me gusta el yazz con el blues, me parece una música preciosa. Hace poco descubrí a Iyeoka.

Ya vino la calor a Sevilla, ahora sí que es verano.

Un beso y gracias.