viernes, 4 de abril de 2014

El Sueño.


Estoy mirando un velero en la placidez de un día soleado en el mar, donde hay tres hombres que van sentados sin hablar y muy sosegados, como el mar, tranquilos. Uno de ellos se levanta para quitar una larga cuerda que une las velas del velero. En mi sueño le aviso que si la desata, morirá. Me mira tranquilo y se vuelve a sentar mientras le comento que la cuerda se convertirá en una serpiente justo en el momento que uno de ellos la suelte, la serpiente será rápida y atacará directamente a la yugular del que la toque.
El hombre observa a los otros dos, se sienta y olvida lo sucesido. Observo que el velero sigue su rumbo y que para llegar al final del viaje, la cuerda debe ser desatada e intento hacer un esfuerzo para llegar a ellos y que se den cuenta de lo que sueño. En este preciso momento, despierto.


Con cariño, Lou.

10 comentarios:

Arruillo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Andrei Rublev dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
L. N.J. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andrei Rublev dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
L. N.J. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dyhego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Andrei Rublev dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Xarnego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
El lejano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
L. N.J. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.