sábado, 25 de enero de 2014

Sensaciones



VIDA


Caía lentamente desde lo alto de la mesa,
   lleno de agua, gotas de agua 
  que se esparcían como si de una nube salieran.  
Los trozos de cristal eran minúsculos,   
estallaron en un destello de brillantez 
entre las pequeñas  moléculas del agua, 
impulsadas por la caída, salpicaron 
por segundos el parpadeo 
de mi mirada en esa lentitud 
que acabó en un fuerte estallido.
Una caída sensible, una ola muy pequeña 
en un vaso de cristal; 
la ola más suave de agua
quedó convertida en un diminuto mar.





Con cariño, Lou.

6 comentarios:

Dyhego dijo...

¡Cómo en un segundo, se rompe la vida, se rompe el vaso, se destruye todo!
Es muy bonito es forma de reflejar el estallido del vaso y las imágenes que suscita, Lourdes.
Salu2.

Anónimo dijo...

sediento ajuar de eternidad.Un abrazo Lou.

Arruillo dijo...

Una de tus especialidades: la sensibilidad.
¡Qué hermosura de versos!
Un abrazo

L. N.J. dijo...

Arruillo, lo que importa es que estés bien.

Gracias, cuídate mucho.

eres_mi_cruz dijo...

diminuto mar de confusiones...
un beso

L. N.J. dijo...

Dyhego
Anónimo
Arruillo
Eres mi cruz

Gracias por compartir.



TRANSPARENCIAS

¡Verde el poleo!
¡Verde!

Y el mirlo...
¡verde!

¡Verde el viento
en la cañada!

¡Verde el silencio!

_¿Quién?...

_¡Verde el eco
del verde en el agua!

(La noche es verde de tiempo).

¡Verde el poleo!
¡Verde!


Emilio Prados